La lucha por unas pensiones dignas vuelve a tomar las calles

Navarra Televisión
-

Las organizaciones de pensionistas Amona, Oneka, Pentsionistak Martxan y Sasoia se han manifestado este lunes por las calles de Pamplona para reclamar "una nueva política pública de atención a la dependencia y a las personas mayores".

Estos colectivos se concentran cada lunes en la plaza Consistorial a favor de unas pensiones "dignas" y en esta ocasión han decidido sumar a su reivindicación la defensa de unos servicios públicos para los mayores que "tengan en cuenta y de forma integral todas las opciones que se puedan dar en el ámbito de los cuidados".

Para ello, han convocado una manifestación que ha concluido ante la sede del Departamento de Derechos Sociales del Gobierno foral, en la calle González Tablas, para hacer entrega a la consejera Mari Carmen Maeztu de un escrito con sus reivindicaciones.

La marcha ha partido pasadas las 12 horas de la plaza Consistorial y ha estado precedida por una pancarta en la que se leía 'Pensión mínima 1.080 euros. Residencias y servicios sociales públicos y dignos. Revisión IPC real'. 'Trato decente para residentes', 'Más inversión es la solución' o 'Residencias públicas y dignas' son algunas de las consignas que se han oído a lo largo de la manifestación.

La lucha por unas pensiones dignas vuelve a tomar las callesLa lucha por unas pensiones dignas vuelve a tomar las calles

Antes del comienzo de la protesta, Ana Sarobe, en representación de los convocantes, ha afirmado que todo lo sucedido por la pandemia de Covid-19 ha puesto de manifiesto que "algo hay que cambiar" en lo referente a las residencias. Y ha remarcado que, "según una encuesta del Imserso, el 87,3% de las personas mayores no quieren ir" a estos centros.

"Cada uno, una vez que está jubilado, tiene que decidir cómo quiere terminar su vida. Lo lógico es que cada uno viva en su casa y tenga todos los cuidados que necesite, pero hay distintas opciones y la gente tiene que elegir el modelo que quiera", ha sostenido en declaraciones a los periodistas.

Ha considerado, en este sentido, que el servicio de atención domiciliaria actual es "escaso y hay que aumentarlo" y también ha pedido más centros de día o pisos tutelados. Ha afirmado, además, que "todo tiene que ser cerca de dónde se vive, cada uno en su ambiente, no como las residencias que hay fuera del núcleo urbano que de ahí no sale nadie y es como una cárcel".

Asimismo, ha opinado que las residencias actuales son "muy grandes y muy masificadas", por lo que ha pedido al Gobierno foral que "se hagan en núcleos pequeños, que sean públicas" y que "se acabe con los que vienen para hacer negocio a costa de hacer residencias".

"Cuando estás trabajando y eres joven no piensas en estas cosas, pero cuando ya tienes una edad cambia la historia", ha remarcado la representante de los colectivos de pensionistas.