Diego Purroy, 30 años de pasión peregrinando hacia Javier

NATV
-

Desde los 13 años no se pierde una Javierada. Las treinta cruces que guarda con cariño en su casa son el reflejo de sus peregrinaciones. Pero para Diego, la primera fue la más especial: "Fui porque mi abuela estaba mala y quería pedir por ella"

Con las populares Javieradas a la vuelta de la esquina, hemos querido hablar con Diego Purroy, un aficionado incombustible para el que las diez horas de caminata no son un obstáculo. Una tradición que comenzó para él a los trece años para pedir por su abuela que en ese momento estaba enferma. Desde entonces, treinta años ininterrumpidos reflejados en las treinta cruces que guarda con cariño en su casa. "Que sean al menos otros treinta" dice Diego.  

Diego Purroy, 30 años de pasión peregrinando hacia Javier
Diego Purroy, 30 años de pasión peregrinando hacia Javier