Sale a la luz la obra de un navarro fallecido hace 26 años

Navarra Televisión
-

La Ciudadela de Pamplona acoge la exposición 'Imanol Bengoetxea, artista', sobre la obra de este inédito artista de Barásoain, que ha permanecido guardada en el sótano de la familia desde que su autor falleciera en 1994.

Sale a la luz la obra de un navarro fallecido hace 26 años

Bengoetxea no recibió formación artística reglada, sino que aprendió por sus propios medios. La elección de la primera planta del pabellón de Mixtos de la Ciudadela responde a las similitudes del espacio con el lugar de origen de la obra.

La historia de esta muestra comienza en la investigación desarrollada en los últimos meses sobre la obra de Bengoetxea, un autor hasta ahora desconocido. Tras estudiar todo lo que los hermanos del artista habían conservado desde su fallecimiento, "la conclusión es que esa obra responde a una interesante personalidad, que conoce la historia del arte y bebe de las fuentes de su tiempo, pero que encuentra un lenguaje propio con el que expresar sus propias emociones y su visión de su universo más próximo, así como el interior de sus emociones y experiencia vital", ha destacado el Ayuntamiento.

En la exposición se reúnen 210 obras entre las que se cuentan pinturas (134), dibujos (32), esculturas (31) y objetos (37). No se han incluido los muebles que él artista diseñó y construyó para el domicilio familiar. El singular montaje de la exposición incluye la instalación en el centro de las naves, de siete estructuras que permiten la correcta contemplación de las obras que el artista concibió a doble cara.

La elección de la planta primera del Pabellón de Mixtos para exponer la muestra responde a las características de la sala, que en cierta medida reproducen algunos de los rincones de la casa familiar de los Bengoetxea, ubicación original de las obras.

La formación artística de Manuel Bengoetxea Goikoetxea, Imanol, (Andoain, 1962 - Barasoain, 1994), fue casi totalmente autodidacta y se basó en la observación, la lectura de manuales, la intuición propia y la práctica continua desde finales de la década de los setenta hasta su fallecimiento en 1994.

A modo orientativo, se han distinguido tres etapas en el desarrollo artístico de Bengoetxea. La primera, de formación, finaliza hacia 1984-1985; la segunda abarca entre 1985 y 1990, y en la tercera y última, muestra su madurez artística hasta su fallecimiento.